Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

Mundo Eva

Tres mitos sobre el cáncer de mama que tenés que saber PDF Imprimir Correo electrónico

El cáncer de mama es una amenaza real para las mujeres. Y todavía tenemos mucho que aprender de él para poder detectarlo a tiempo y controlarlo, antes de que nos cambie la vida.

Actualmente es el cáncer que más nos afecta, dado que 1 de cada 8 mujeres lo desarrollará en el transcurso de su vida. El aprender a conocerse y estar atenta a cualquier señal de alerta, es el paso más importante para evitar que el cáncer de mama se convierta en una amenaza.
 
El cáncer surge cuando las células del cuerpo se alteran y se reproducen de forma anormal y sin control. En el caso del cáncer de mama estas células se multiplican dentro de los senos y forman pequeñas protuberancias, que pueden ser tumores benignos o fibroadenomas, que no ponen en riesgo la vida, o tumores malignos o cancerosos, que pueden ser peligrosos y además, pueden esparcirse a otros tejidos u órganos.

Estar informada sobre este tipo de cáncer, es una excelente manera de perder el miedo y tomar cartas en el asunto. A menudo en el consultorio, las pacientes consultan sobre los mismos temas, que no son más que mitos, los principales son:
 
• Es casi siempre de origen genético.
Sólo se han probado dos formas familiares de cáncer causadas por mutaciones específicas de los genes BRCA1 y BRCA2, y suponen entre el 5 y 10% de los casos. Aunque en una familia haya varios casos de cáncer de mama, muchas veces se deben a estilos de vida compartidos.
 
• Tener pechos pequeños es un factor protector frente al cáncer de mama.
La mayoría de los tumores se desarrollan en las células mamarias de los conductos y los lóbulos, cuyo número no depende del tamaño de la mama. Generalmente, lo que hace la mama más pequeña o más grande es la grasa y el tejido fibroso.
 
• Las mujeres jóvenes no desarrollan cáncer de mama.
Aunque es cierto que la enfermedad es más común en las mujeres postmenopáusicas, el cáncer de mama puede afectar a mujeres de cualquier edad. De hecho, las mujeres menores de 50 años suponen el 25% de los casos diagnosticados en el mundo.
 
Con una detección temprana, mediante la realización de autoexámenes mamarios y chequeos médicos periódicos, las probabilidades de superarlo son mayores. La prevención debe incluir controles ginecológicos periódicos y la realización de exámenes (mamografías y ecografías mamarias) dos veces por año. Estos estudios, no invasivos, abarcan la exploración de las mamas y los ganglios que se encuentran en la axila, debajo y sobre la clavícula y en el cuello.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

enlaces

Statcounter

Joomla Templates by JoomlaVision.com